Quantcast Skip to main content

213.972.8001

Performances

La Traviata sinopsis

Sinopsis de La Traviata de Giuseppe Verdi

Primer acto
Violetta organiza una fiesta a la que asisten su «protector» el barón Douphol y sus amigos, entre ellos Flora, una cortesana, y Gastone, un joven aristócrata. Gastone le presenta a Violetta  su amigo Alfredo Germont, uno de los más grandes admiradores de Violetta. Gastone invita a Alfredo a ofrecer una canción de brindis, y Alfredo canta los elogios del vino y del amor que inspira. Violetta se une a él, instando a todos a disfrutar de los placeres fugaces del amor y de la vida. Cuando los invitados se dirigen al salón de baile, Violetta sufre un mareo,  aviso indeseado del rápido declive de su salud. Alfredo la insta a abandonar su agotadora forma de vida. Le dice que la ha amado desde el momento en que la vio por primera vez. Violetta sugiere con tacto que ella no es la clase de mujer de quien él debería enamorarse profundamente; sin embargo, invita a Alfredo a visitarla de nuevo. Sus declaraciones de amor la hacen reflexionar cuando sus invitados se han ido. Perturbada por descubrir que sus propias emociones se han agitado profundamente, decide olvidarse de Alfredo y dedicarse a los placeres superficiales del mundo de cortesana.

Segundo acto
Alfredo lleva tres meses viviendo con Violetta en su casa de campo. Se avergüenza al descubrir que ella ha estado secretamente vendiendo sus sus posesiones para cubrir sus gastos. Violetta recibe una invitación de Flora a una fiesta en París, recordatorio de la vida que ha dejado por Alfredo. Llega una visita inesperada: Giorgio Germont, el padre de Alfredo. Germont le pide un gran sacrificio: los prospectos matrimoniales de su hija se amenazan por la escandalosa asociación de Alfredo con Violetta. Germont la convence que dejar a Alfredo sería lo más generoso y desinteresado que podría hacer por él. Violetta sabe que debido a su propia  enfermedad mortal, cualquier felicidad futura es improbable sin Alfredo. Escribe dos cartas: la primera para aceptar la invitación de Flora; la segunda dirigida a Alfredo.

Cuando Alfredo regresa, Violetta intenta disimular su agitación. Asegurándole desesperadamente su amor, se va a París. A solas, Alfredo lee la carta de Violetta donde le informa que regresa al barón Douphol. Germont regresa para consolar a su hijo, pero Alfredo ve la invitación de Flora y, sin darse cuenta del sacrificio de Violetta, jura vengarse por su evidennte deslealtad.

Esa noche, a los invitados de Flora los entreteienen gitanos y toreros. Llega Alfredo solo; Violetta entra poco después con el barón Douphol. Alfredo va a la mesa de juego, donde pronto se le une el barón, pero la buena suerte de Alfredo al apostar no tiene comparación. Cuando los invitados se sientan a cenar, Violetta ruega en privado a Alfredo que se vaya. Furioso, la insulta frente a todos, lanzándole sus ganancias como «pago» por el tiempo transcurrido juntos. El anciano Germont entra y se une a la multitud reunida para expresar su indignación.

Tercer Acto
Violetta está próxima a morir, sola y empobrecida. Lee una carta de Giorgio Germont: Alfredo había huido al extranjero después de herir al barón Douphol en un duelo, pero ahora que sabe las verdaderas circunstancias del sacrificio de Violetta, se encamina a reunirse con ella. Una vez a su lado, los enamorados se reencuentran con tiernas palabras. Giorgio Germont también llega, lleno de remordimientos, pero ya no hay nada que hacer. Violetta siente una repentina euforia al desaparecer su dolor, y  muere.

Traducción de Mónica Gutiérrez Roper y Dra. Susana Hernández Araico
Hispanics for LA Opera