Quantcast Skip to main content

213.972.8001

Performances

Sinopsis de Los pescadores de perlas

Una aldea de buceo de perlas en el lejano oriente

Primer acto
Mientras la gente de la aldea se prepara para bucear, cantan sobre su miedo del mar. Zurga les indica que deben escoger un líder, y ellos de manera unánime le juran lealtad. Nadir regresa a la villa después de haberse ausentado un año. El y Zurga recuerdan que su amistad casi se destruyó al enamorarse los dos de una sacerdotisa hindú.

Nadir jura que ha guardado el voto que se hicieron para proteger la amistad manteniéndose lejos de ella. Nourabad, el sumo sacerdote, trae a una sacerdotisa al pueblo que ha de cantar y orar toda la noche para calmar a los demonios de la profundidad y ahuyentar a los espíritus del temporal. Aunque está tapada con un velo, Nadir inmediatamente se da cuenta de que es Leïla, la sacerdotisa que él aun ama. Zurga, sin reconocerla, le impone un juramento de obediencia bajo pena de muerte. Leïla debe mantenerse pura, tapada con el velo.

La recompensa por proteger a los pescadores de todo peligro será su perla más fina. Nadir, a solas, revela que Leïla y él se han encontrado en secreto y que la ha seguido a la aldea. Escucha mientras ella comienza su conjuro y, sin poder resistir más, la llama. Ella se interrumpe, respondiendo a su amor.

Intermedio

Segundo acto
Nourabad le informa a Leïla que los pescadores han regresado a salvo y, subrayando la importancia de su voto, que ahora puede dormir en el templo hasta el amanecer. Para comprobar su habilidad de cumplir su voto, Leïla cuenta cómo, de pequeña, protegió a un fugitivo. El hombre que salvó le regalo un collar que usa hasta hoy día. Una vez a solas, Leïla sueña con Nadir, quien pronto aparece por el santuario donde ella duerme, y vuelven a reunirse. Al terminar la tormenta, los descubre y denuncia Nourabad, culpándolos por la tempestad. Zurga protege a su amigo de la furia de los aldeanos, quienes piden su muerte inmediata.

Nourabad le arranca el velo a Leïla. Por fin Zurga la reconoce y se da cuenta de que Nadir lo ha traicionado. Furiosamente exige la muerte de la pareja culpable.

Tercer acto
El temporal ha pasado pero la aldea ha sufrido daños terribles de inundación. La ira de Zurga se ha disipado y con tristeza reflexiona sobre el destino de Nadir. Leïla intercede por Nadir y Zurga cede. Pero sus celos reviven al darse cuenta de cuánto Leïla ama a su rival, y permite que Nourabad vaya a sacrificarla junto con Nadir. Antes de partir, ella le da su collar especial a uno de los jóvenes pescadores y le pide que se lo dé a su madre. Zurga arrebata el collar con un grito.

Los pescadores de perlas se preparan para el ritual de la muerte de Leïla y de Nadir al amanecer. Zurga los detiene con la noticia de que la aldea se ha incendiado, y los aldeanos huyen para tratar de salvar a sus hijos. Zurga libera a Nadir y a Leïla explicándoles que él metió fuego a la villa para poder salvarlos. Revela que él fue el fugitivo que Leïla salvó hace años. Los amantes agradecidos escapan y Zurga se queda para enfrentar las consecuencias de sus obras.

Resumen en inglés reimpreso por cortesía de la English National Opera.
Traducción al español de Mónica Gutiérrez Roper y de Dra. Susana Hernández Araico.